top of page

Vencer La Tentación

 

Lee Santiago 1:12-18

 

Cuando tienes hambre o se te antoja algo prohibido en tu ayuno, ¿Qué haces? ¿Cuál es tu estrategia? ¿Te distraes? ¿Pides ayuda? ¿O cedes a la tentación? Se ha dicho que la mejor estrategia no es enfocar en las reglas y en lo que no debes comer o hacer, sino enfocarte en el resultado que quieres obtener.

 

La comida no es la única cosa que nos tienta. Nuestra naturaleza humana pecadora siempre está siendo jalada por nuestros deseos que “nos seducen y nos arrastran”. Es una batalla que solo puede ser superada por la decisión de la voluntad y la ayuda de Dios. 

 

El autor de Hebreos en el capitulo 4, versículo 15, dijo: “Nuestro Sumo Sacerdote comprende nuestras debilidades, porque enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo, él nunca pecó”.

 

¡Qué gran consuelo tenemos al saber que Jesús que nos entiende! Pero más que eso, nos quiere ayudar.

 

“Las tentaciones que enfrentan en su vida no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, él les mostrará una salida, para que puedan resistir”. 1 Corintios 10:13

 

No estás solo. Jesús entiende tu lucha y otros también están pasando por lo mismo. Pero sobre todo, Dios te ha prometido darte una salida para poder resistir.

 

¿Qué será la salida que necesitas? Sabemos que la persona aún más débil resistirá hasta donde pueda si la vida de alguien a quien ama depende de ella. Entonces, es un hecho que todos podemos resistir por la motivación correcta. Si satisfacer el antojo es la mayor motivación, vamos a caer cada vez, pero si la visión que tenemos a largo plazo es recibir una mayor recompensa, por ejemplo, una familia más sana, una vida espiritual más fructífero o hasta la “corona de vida que Dios ha prometido” (Santiago 1:12), entonces esa será la salida que Dios tiene para ti. El punto clave es enfocarte en esa mayor motivación y mantenerla. 

 

¿Qué puedo hacer hoy?

 

  • Haz una lista en tu diario de las cosas que te tientan.

  • Anota cómo podrías superar cada una, fíjate en la motivación mayor y la visión a largo plazo.

  • Trata de pensar en el porqué no quieres caer, en el resultado que quieres obtener. 

  • Busca versículos o frases de la Bíblia, que es tu espada, que podrías usar para enfrentar las tentaciones, y anótalos o mejor, aún memorízalos. 

  • Ora con fe, esperando respuesta, por la ayuda de Dios en guardar tu mente y corazón.

bottom of page