Fondo.jpg
Título.png
Frase1.png

ID: 931 8351 8956

Contraseña: orar

“Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes”.

Jeremías 33: 3 (NVI)

Hemos establecido una prioridad: Buscar a Dios primero en oración. También lo hacemos colectivamente como iglesia cada año, a través del ayuno. Este mes queremos que sea intencional, ya que comenzaremos a orar por el año nuevo. Juntos buscamos fielmente a Dios, confiando solo en Él para cambiar el panorama de nuestras vidas, nuestra iglesia y nuestra nación.

Independientemente de cómo decidas participar en El Ayuno, nos encantaría animarte a que te unas a nosotros en el devocional de 21 días.

Comienza el 31 de enero de 2022

Gracias por acompañarnos en el viaje de oración y ayuno, durante el mes de febrero. A medida que ayunemos, nos permitimos desconectarnos de las distracciones para así sintonizarnos con la voz y la guianza de Dios, a través de la oración. Creemos que veremos un gran avance a nivel iglesia e individual, y sabemos que tu participación es poderosa y efectiva.

¿Qué es el ayuno?

El ayuno bíblico es el acto voluntario de abstenerse de comer y/o beber, con el propósito de desarrollar mayor intimidad con Dios. A través de un acto de autodisciplina, que es una gran parte de lo que significa ser un discípulo de Jesucristo, intencionalmente pasamos más tiempo con Dios en oración. La oración es conectarse con Él, y el ayuno es desconectarse del mundo.

Creemos que el ayuno es una parte viva del camino cristiano. Era una disciplina que podemos ver tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, Moisés ayunó al menos dos períodos registrados de 40 días. Jesús ayunó 40 días y le recordó a sus seguidores que ayunaran. En Mateo 6:16 les dijo: “Cuando ayunes”. No les dijo: “si ayunas”.

El ayuno permite que el Espíritu Santo te revele tu verdadera condición espiritual. El Espíritu Santo vivificará la Palabra de Dios en tu corazón y su verdad te llegará con más significado. Esto puede transformar tu hábito de oración en una experiencia más rica y particular. Puede resultar en un avivamiento personal dinámico y convertirte en un canal de avivamiento para otros.

Si nunca has ayunado antes, o si eres un veterano en esto y has ayunado muchas veces, estamos emocionados por lo que Dios hará en estos próximos 21 días cuando digas: “Dios, te quiero y te voy a perseguir en oración y ayuno porque quiero más de ti".

Hay muchas formas de ayunar:

Ayuno de líquidos: Abandonar los alimentos sólidos.

El ayuno de Daniel: Comer solo frutas, verduras y cereales integrales.

Ayuno de 7 días: Ayunar con nosotros durante 7 días.

Ayuno de una comida diaria: Abandonar el desayuno (o almuerzo, o comida o cena) cada día.

Ayuno de las redes: Abandonar las redes sociales.

Ayuno de los miércoles: Ayunar con nosotros los miércoles.

Crea tu propio ayuno

Te recomendamos hacer el ayuno de Daniel. El ayuno de Daniel se basa en las experiencias dietéticas y espirituales del profeta Daniel, según el libro de Daniel en la Biblia. Es un ayuno parcial que se centra en gran medida en las verduras y otros alimentos integrales y saludables, lo que mantiene una dieta simple y pura.

Ya sea que decidas renunciar a cierto tipo de comida o tomar un descanso de las redes sociales, esta forma de abnegación, cuando se usa para enfocarte en la oración, te ayudará a alinear tu corazón con el corazón de Dios.

Por favor recuerda que cada persona es diferente; así que elige la opción que sea mejor y más segura para ti.

No somos una iglesia pasiva. Al contrario, nos apasiona ser agentes de cambio. Oramos para que durante el mes de febrero Dios traiga claridad y conocimiento más profundo de lo que nos está pidiendo. No olvides apuntar todas las cosas buenas que sucedan en este tiempo, a través de la oración y ayuno para que puedas recordarlo y contarle a otros.

 
COMPARTE AQUÍ

¡Gracias por tu mensaje!

 
Fondo.jpg
Frase2.png